Biblias Abiertas

Una mujer china que acababa de aprender a leer, oró, diciendo:

– “Señor, vamos a trabajar entre muchas personas que no saben leer. Señor, haz que nuestras vidas sean Biblias abiertas, para que aquellos que no pueden leer el Libro, puedan leerlo en nosotros.”

The Homiletic Digest.

Lea También  Auto Robado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.