El Gusano

Habí­a una vez un pequeño hoyito en la tierra donde viví­a un gusanito, que se llamaba Gusanin. El se sentí­a muy solo y triste porque nadie lo querí­a, decí­an que no hacia nada bien. Siempre intentaba hacer cosas nuevas pero nada le salí­a bien.

Una vez se subió a un hermoso árbol para que los demás animales lo vieran y lo aceptaran, esperando dijeran -he miren ahí­ va el grandioso…

Pero se callo. Intento brincar pero se dio cuenta que no tení­a patas, intento volar pero se olvido que no era pájaro y se deprimió mucho al darse cuenta que nada de lo que intentaba lo habí­a podido lograr.

Así­ triste y muy desanimado se fue arrastrando hasta llegar cerca de su hogar, donde se encontraba su único «supuesto» amigo. Un pájaro que se llamaba Beto.

– Amigo, no sirvo para nada, no puedo hacer nada bien. No puedo brincar porque no tengo piernas, no puedo volar pues no tengo alas.

Beto con sus ojos grandes y muchos deseos de darle animo, le dice:
– Si sirves para algo, eres gordito, eres jugoso y resbaloso y sirves para la cena

Gusanin se da cuenta de que su «amigo» intenta comerlo y sale corriendo y se esconde en su pequeño hogar. Se sentí­a tan mal, tan solo. Ya no tenia a nadie su único «amigo» también lo habí­a traicionado ya que se lo quiso comer.

– Estoy tan solo, solo muy solo…

En eso escucha una voz que le dice:
-No, no estas solo me tienes a mí­.

Contesta Gusanin:
-¿Quien eres? ¿Dónde estas?

Lea También  La rosa y el sapo

Contesta la voz:
-Soy tu creador, tu Dios.

Pregunta Gusanin:
-Dios, ¿Porque me hablas? Tan solo soy un gusano, no sirvo para nada.

Le responde Dios:
-Si sirves, tú te comes la semilla que no van ha dar fruto, tu haces hoyitos en la tierra y de esa manera las raí­ces de los árboles pueden sentir el aire. Ah, y lo más importante fuiste creado por mi y eso es muy, muy importante. No importa lo que digan o piensen los demás. Solo importa lo que yo piense de ti que soy quien te creo con un propósito especial. Puede ser que no sirvas para ellos que no saben nada de ti pero; para mi, eres lo máximo y eso es lo importante.

Moraleja:

Aun cuando te sientas como un gusano que no sirves para nada y hasta tus amigos te hacen sentir así­, recuerda que Dios que te creo, tiene un propósito especial para ti y te necesita. No intentes hacer cosas por complacer o ser aceptados por los demás. No te
encierres, vive la vida siendo un gran orgullo para tu Dios.

clavo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.